Sonidos en el bosque es una instalación realizada por el alumnado de 2º de ESO destinada a cubrir un andamio que tenemos en el IES Heliche que se utiliza para cuidar de los jardines verticales que hay dentro y fuera del Edificio.
Mi compañero Juan quería que lo decorara de alguna manera para que no se viera tan feo. Se me ocurrió crear un bosque que aunque reprodujera la naturaleza y se realizara con materiales artificiales de alguna manera creara las sensaciones de estar en la propia naturaleza.
En la entrada SONIDOS EN EL BOSQUE explico con más detalle como surge este trabajo y cual ha sido el artista referente para el mismo.
En esta entrada os contaré como ha sido el proceso de trabajo hasta llegar a realizar la instalación
Emulando a nuestro artista David Hockney el primer paso fue dibujar directamente del natural.

 

Llevé a clase montones de trozos de hiedra y otras plantas que podé del jardín del IES. Otras veces he salido con el alumnado fuera para hacer el cuaderno de campo pero como son tantos y tan jaleosos pensé que en clase conseguiría en una o dos sesiones que se centraran y dibujaran con detalle la planta.
Puse música clásica y tranquila y exigí silencio. No parecía gustarles mucho eso del silencio y costaba que se centraran pero finalmente lo conseguimos.
Se relajaron, se centraron y dibujaron a las mil maravillas copiando del natural, MIRANDO, OBSERVANDO, Y NO INVENTANDO.

 

 

 

 

 

 

 

Una vez terminado el dibujo en el papel, en una sesión o dos según los grupos, el siguiente paso era calcar la rama en un acetato A4 con rotulador permanente. Podían hacer una composición calcando varias veces sus ramas (tenían varios dibujos) o utilizando las de otros compañeros. Se trataba de crear la sensación de bosque en el que cuelgan las  trepadoras.

 

 

El siguiente paso consistían en añadir color y crear el resto del bosque con papeles de celofán de tres colores y haciendo transparentas.
Empezaban cubriendo las hojas del dibujo y añadiendo otras más libres. No hacía  falta pegar nada. Poníamos otro acetato debajo y la composición de papel celofán queda en medio como un sandwich de jamón y queso.
Es verdad que se movía un poco, pero es fácil recomponerlo todo. Los dos acetatos arriba y abajo crean como una especie de electricidad estática y el papel celofán se queda pegado. Si se pone pegamento quedan churretes, pero con cuidado algunos han puesto un poco.

 

 

El siguiente paso ha sido añadir un pájaro a su bosque. Utilizando la página canto-pájaros.es cada alumno ha escogido el ave que le ha gustado y ha descargado la imagen en el móvil.
Utilizando la aplicación Sketch Gurú ,que les pedí que se descargaran, han modificado la foto del pájaro, de esta forma se facilita el dibujo del pajarillo. Con la herramienta scketch primero convertían la foto en dibujo y luego con las otras herramientas de color, en un dibujo de acuarela, de lápiz o de rotulador. Así con las imágenes editadas  en el teléfono les ha resultado mucho más fácil dibujar el ave y darle color con lápices de madera o rotuladores.

 

 

Como colofón, para terminar el trabajo han creado un código QR para añadir el sonido a su parte del bosque con el canto de su pajarito.
Para crear el código QR hemos utilizado la web QR-CODE MONKEY porque no hay que descargar ni hacer registro alguno y porque permite crear códigos personalizados muy molones y diversos.

 

https://www.qrcode-monkey.com/es

 

 

Y así es como han quedado algunas de las piezas del bosque:

 

 

 

 

 

 

 

Y así se ve la instalación ya colgada aunque aún no está en su ubicación.
Cuando se escanean varios QR con distintos móviles se consigue crear el efecto que había imaginado, el del ajetreo de un bosque por la tarde cuando los árboles están llenos de vida.

ENTRADAS RELACIONADAS

SONIDOS EN EL BOSQUE